Control de pagos digitales

Control en tiempo real, mayor visibilidad del procesamiento de pagos y falicidad en la detección e investigación rápidas de excepciones 

El clima en el que compiten los operadores del mercado de los pagos digitales es excepcionalmente duro: los beneficios por operación están cayendo mientras que la presión ejercida por la normativa financiera, los sistemas de tarjetas, los organismos de protección del consumidor y las agencias de prevención de fraudes está complicando aún más la situación e incrementando los costes de la actividad empresarial. 

A fin de salir airosas en este mercado tan competitivo y en constante evolución, las empresas deben controlar los pagos digitales de manera más eficiente. 

Digital Payments Control de SmartStream ha sido desarrollada para romper con el statu quo actual en este área y, en especial, para paliar la complejidad a la que se enfrentan las empresas. Ofrece toda la funcionalidad que las empresas necesitan para lograr que los procesos complejos sean rápidos y fáciles de ejecutar y supervisar, así como, al mismo tiempo, intuitivos y sencillos de usar y aprender. 

Digital Payments Control, que permite un alto grado de escalabilidad, proporciona una capa de control en tiempo real que aporta una mayor visibilidad del procesamiento de operaciones y ayuda a las empresas a automatizar la generación de asientos contables. Permite a los usuarios gestionar distintos aspectos del procesamiento de pagos digitales como, por ejemplo, la supervisión del ciclo de vida completo de las transacciones, la creación de comprobantes de pago, la comprobación de existencias de monedas y billetes en cajeros automáticos, el procesamiento de reembolsos y muchas otras tareas. 

La esencia de un sistema de conciliación de transacciones exitoso es que permita encontrar e investigar rápidamente las excepciones, de manera que se pueda comprender correctamente y gestionar de manera eficaz la exposición al riesgo. Digital Payments Control dispone de un motor de conciliación líder del sector que automatiza el procesamiento de operaciones, eliminando las actividades manuales y sustituyéndolas por una tecnología de gestión de excepciones. Cualquier elemento no conciliado puede resolverse mediante el sofisticado flujo de trabajo preconfigurado de esta solución. De esta forma, las empresas pueden detectar los problemas —como pagos y cantidades que no coinciden con los datos registrados y potenciales fraudes—, haciendo posible reducir el riesgo, ejercer un mayor control sobre las operaciones y ahorrar costes y tiempo. 

La solución aumenta los niveles de automatización y potencia las tasas de procesamiento directo (straight-through processing), reduciendo los costes generales del procesamiento de pagos. Además, una menor tasa de excepciones permite que el personal pueda concentrarse en tareas más importantes. 

Un detalle importante es que Digital Payments Control mejora el servicio al cliente, por ejemplo, mediante la reducción de los errores contables, protegiendo y promoviendo la reputación de la empresa. 

Advanced Payment Control 

Automatización de investigaciones de pagos para SWIFT y liquidación bruta en tiempo real (RTGS) 

La solución TLM Aurora Advanced Payment Control ofrece a las entidades financieras una solución única integrada para rastrear, supervisar e investigar todos sus pagos. Este sistema altamente sofisticado permite a las empresas simplificar y optimizar sus investigaciones de pagos, independientemente del sistema de pago que usen. 

Advanced Payment Control ofrece un sistema de trabajo normalizado: sus flujos de trabajo preconfigurados permiten la automatización de gran parte del proceso de gestión de excepciones, guiando a los usuarios a lo largo del ciclo de vida de las excepciones y eliminando prácticamente el riesgo de cometer errores. Estos flujos de trabajo a medida no solo reducen la posibilidad de errores, sino que mejoran los plazos de resolución, incrementando la eficiencia y reduciendo los costes. 

Una serie de análisis sofisticados ofrecen valiosa información acerca de las causas de los pagos no realizados o investigados, dando la posibilidad a las entidades financieras de abordar los problemas desde su origen, así como de comprender mejor el nivel de esfuerzo realmente necesario para gestionar los distintos tipos de excepciones, sistemas de pago o bancos corresponsales.