TLM sustituye los difíciles procesos de conciliación manual en papel. Se ha diseñado para ser una solución de conciliación independientemente del volumen de trabajo con herramientas de gestión de excepciones integradas concebidas para gestionar automáticamente excepciones a medida que se producen. Con ello se apoyan los esfuerzos por reducir tanto los costes de back office como el riesgo operativo.

El software de conciliación de SmartStream apoya también a las empresas que pretenden combinar el efectivo y los valores en un único proceso de conciliación. TLM crea una conciliación de varias vías que permite una carga de datos única para cruzar varias veces. Si se produce una excepción, se plantea como una excepción única, en lugar de hacerlo como dos que se investigarían normalmente tanto por los equipos de efectivo como de valores. El tratamiento de excepciones y los seguimientos automáticos eliminan el esfuerzo manual innecesario para una mayor disminución de los errores, del riesgo y de la exposición.